Los riesgos de la realidad aumentada

La realidad aumentada podría ser una de las soluciones más eficaces para ayudar en los procesos de producción de grandes proyectos como por ejemplo, los aviones. Pero no solo eso, hay infinidad de proyectos orientados a los servicios que son fascinantes. Sin embargo, contienen más riesgos de los que creemos… En Nexora te contamos algunos.

Los riesgos de la realidad aumentada.

La principal diferencia entre la realidad virtual y la aumentada es que ésta última es capaz de aislarte del mundo que todos conocemos.

Está claro que todo aquello que contenga la palabra inteligencia artificial supone de un gran crecimiento a lo largo de los años. Sin embargo, las intenciones que hay detrás, no siempre son buenas.

Uno de los principales riesgos es, como en la mayoría de los casos, la protección y privacidad de los datos que se están compartiendo. Éstos se mueven dentro de grandes empresas multinacionales (las encargadas de desarrollar los medios que nos permiten evadirnos) que no nos permiten estar tranquilos sobre para qué se están utilizando realmente nuestros datos.

Los riesgos de la realidad aumentada

Pese a que este tipo de tecnología se cree futurista y lejana, lo cierto es que actualmente gracias a la geolocalización, Google nos tiene 100% vigilados: dónde estamos, qué hacemos, qué nos gusta… ¡TODO! Por ello, antes de descargarte cualquier aplicación o aceptar los términos y condiciones de cualquier web (el 43% de los usuarios aceptan sin leerlos), párate a leer qué quieren saber de ti y para qué.

Además del riesgo que corre la privacidad de nuestros datos, nuestra salud también puede estar en juego. Muchos de los juegos adaptados con realidad aumentada pueden ocasionar problemas psicológicos a los más sensibles o incluso algún trastorno a todos los amantes de juegos violentos. Esto también puede ocurrir en caso de ver películas que nos asusten o que nos impacten. Recuerda que en la realidad aumentada tú eres uno de los protagonistas.

Desde Nexora, estamos ansiosos que este tipo de iniciativas prosperen, aunque es mejor ser pacientes para que las cosas salgan bien.